Manifiesto

JUSTICIA MENSTRUAL
¡IVA SUPERREDUCIDO YA!

España, mayo 2020-2021

Desde la Asociación de Cultura Menstrual, La Vida en Rojo, IMPULSAMOS, CONVOCAMOS Y DIVULGAMOS el manifiesto elaborado junto a las compañeras de la Asociación Amba Menstruación Digna. Nuestro objetivo es el de exigir al Gobierno que vele por la accesibilidad a los productos de gestión menstrual* en la situación de alerta sanitaria por la COVID-19 y también para que adopte medidas paliativas para combatir la pobreza menstrual. Exigimos justicia menstrual como una de las dimensiones de la nueva Cultura Menstrual que buscamos crear y consolidar en este Siglo XXI. Por ello exigimos la bajada del IVA del 10% al 4% como reconocimiento de que compresas, tampones y copas menstruales son productos de primera necesidad. Damos un nuevo impulso a la recogida de adhesiones al manifiesto, a un mes del "Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres" y el "Día Internacional de la Higiene Menstrual" promovido por la ONG Wash United.

(*) Productos de recogida del sangrado menstrual.

Lee el manifiesto, adhiérete y comparte

Muchas gracias

¡Ya hay 369 adhesiones!

Manifiesto

La alerta sanitaria decretada el 14 de marzo de 2020 con motivo de la pandemia de la COVID-19 ha tenido graves consecuencias en la población, la más dramática, la pérdida de vidas humanas. Pero, además, este momento excepcional está teniendo también una serie de efectos psicológicos, sociales y económicos en la población, que deben ser visibilizados y atendidos. Los datos de empleo nos informan de la destrucción de miles de puestos trabajo a causa de la pandemia. Esto se traduce en multitud de personas y familias que dejan de percibir un salario, que se quedan sin sustento alguno para cubrir sus necesidades básicas y que se ven avocadas a una situación de vulnerabilidad social puesto que dentro del marco neoliberal no se contempla el rescate de ellas sino solo el de la economía.

En este sentido, nos parece una injusticia que estos artículos no sean considerados como productos de primera necesidad. Prueba de esto es el IVA que se les aplica del 10%, pese a que en la anterior legislatura del 2018 fue aprobada la bajada al 4%. Desde la asociación de consumidores FACUA confirman que: "En la actualidad, el IVA se mantiene en el 10%" (El Mundo, febrero 2020). En la reciente aprobación de los PGE se ha vuelto a obviar la rebaja del IVA a estos artículos, pese a que estaba contemplada en los diferentes programas electorales de los partidos del gobierno actual.

Demandamos la inclusión de la perspectiva de género en la política fiscal. Países como Kenia, Inglaterra, India, Australia o Canadá ya han reducido o eliminado el IVA en estos productos. Otros países como Francia, Escocia, Sri Lanka han dado un paso más allá entregando estos productos de manera gratuita a niñas y estudiantes en los últimos tiempos. En las Islas Canarias, ya desde 2018, cuentan con compresas y tampones libres de impuestos. La Universidad de Vigo, este pasado marzo del 2021 ha sido pionera en España por facilitar de manera gratuita compresas y tampones a sus estudiantes. Este no es solo un gesto económico, sino que es también un gesto simbólico, en tanto que supone reconocer a estos artículos como productos de primera necesidad, reconociendo así que la menstruación es algo natural que tenemos derecho a vivir dignamente.

En un momento en el que el número de personas por debajo del umbral de la pobreza amenaza con crecer de forma alarmante y en el que muchas familias están dejando de percibir ingresos, se debe poner el foco también, en la pobreza menstrual, que se define como la falta de acceso a productos adecuados para la recogida del sangrado menstrual, la falta de jabón y agua limpia, así como la falta de lugares seguros para el aseso, los falsos mitos, el estigma y la falta de información y educación sobre la menstruación.

La pobreza menstrual es algo de lo que no se habla en este país, ni siquiera tenemos estudios, y ya se sabe que aquello que no se nombra no existe, al menos no en el imaginario colectivo. Sin embargo, esta pobreza es algo que existe, que sufren muchas personas y que amenaza con crecer. Es por ello por lo que el Gobierno debe velar por contenerla y eliminarla. Por tanto, es su responsabilidad paliar esta situación garantizando el acceso a compresas, tampones o copas menstruales a todas las personas que menstrúan, porque ésta, como el resto de las pobrezas, tiene consecuencias negativas para el conjunto de la sociedad.

Del mismo modo pedimos fomentar el uso de otros artículos reutilizables y más respetuosos con el medio ambiente como compresas de tela y bragas menstruales, equiparando su IVA al de los demás productos de gestión menstrual, ya que estás últimas están gravadas con un 21% de IVA

El hecho de menstruar es considerado aún hoy, como algo íntimo, privado o, como mucho, una “cosa de mujeres”. Sin embargo, es social, cultural y político. Y es en el marco político donde buscamos poner el foco, ya que el sistema patriarcal, capitalista y neoliberal solo contempla el carácter productivo de la persona, y no pone el foco en su propia naturaleza y necesidades fisiológicas.

Con esta campaña queremos que desde las Instituciones del Estado se empiece a hablar de la menstruación como un proceso natural y un signo vital más para millones de mujeres, niñas y jóvenes en este país y pretendemos poner, hoy más que nunca, la justicia menstrual en la agenda política y social, dando voz a todas las invisibles, reconociendo su existencia y la existencia de su dramática situación. Y, sobre todo, hoy más que nunca, reivindicando que en ningún caso vivir la menstruación con dignidad puede ser un lujo según el poder adquisitivo de la persona.

Queremos visibilizar desde aquí el trabajo de la investigadora Laura Medina Perucha, que, junto a otras compañeras, lidera desde el IDIAPJGol de Barcelona el proyecto‘Equidad y salud menstrual en personas que menstrúan en España’.

Por todo ello instamos al Gobierno de España a que:

  • Aplique de manera inmediata la reducción del IVA de los productos de gestión menstrual del 10% al 4% en compresas, tampones, copas menstruales, compresas de tela y bragas menstruales, y que se establezca un precio máximo de venta al público, como ya se hizo con las mascarillas quirúrgicas con el fin de que la persona consumidora final perciba una reducción importante en los precios de los productos.
  • Garantice, en estos momentos de alerta en los que muchas personas se han quedado sin sustento económico, el acceso gratuito a los productos y recursos para una gestión menstrual digna.
  • Fomentar políticas y campañas de sensibilización para evitar que la pobreza menstrual derive en absentismo escolar, como ya está ocurriendo en varios centros. Algunas alumnas con problemas económicos para poder comprar productos de recogida menstrual pierden sus clases. El acceso a estos artículos debería ser gratuito en todos los centros educativos en contextos de exclusión social o pobreza.
Adhiérete ahora